Uno

 

 

 

 

Y en aquel momento sentí tu alma en mis dedos. Viajaba libre, como ocurre en los sueños.
Y no existía nada, no existía el tiempo, solo la energía que fluye cuando nos 
vemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *