Cuando la cuidad se calma

 

Hay un lugar donde vivimos. Y al otro lado, un reflejo donde vive la realidad.
Cuando la cuidad se calma hay un instante, hay un hueco en el cristal por donde puedes mirar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *