Dentro

 

Cuántas veces busqué un fondo intentando ver el cielo… cuando, en realidad, ya lo tenía dentro.
Me lo había bebido, a veces, atropellada, a veces, con sosiego.
Desde entonces no me apego… solo despego… hacia mi cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *