Vuelvo

Vuelvo

Estuve enredada, enredada conmigo, enredada contigo,
enredada hasta que dolía el enredo de sentirme ahogada.
Pero hoy mudo la piel,
como el embrión de lo eterno vuelvo a nacer.
Estaré presente, atenta a cada enredo,
y como la serpiente, fértil a lo nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *