La niña contenida

La niña contenida

Te espero mientras florezco,
mientras mi piel se estira,
mientras mi alma grita.

Y noto que tú, mi niña, también floreces,
también te estiras,
a veces gritas.

Te espero mientras contengo
a mi niña contenida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *